Historia Provincial Malagueña

Amigos visitantes, con estas páginas que siguen pretendo dar a conocer un poco de la riquísima y variada historia del paisaje y del paisanaje de la siempre sorprendente provincia de Málaga.

Espero que les aproveche y gracias por acercarse a estas líneas.

miércoles, 14 de febrero de 2018

OBISPOS DE MÁLAGA - 1. SAN PATRICIO

   Aunque según ciertos antiguos catálogos que dan noticia de haber escuchado que antes de San Patricio hubo otros ocho Obispos, esto resulta que solo son conjeturas, suposiciones, datos dados por haberlos oído de otras personas, pero que en realidad carecen de base documental para poder afirmar algo sobre su existencia.

   A pesar de lo dicho, no nos resistimos ha nombrar a esos supuesto ocho primeros Obispos, los cuales sufrieron, según esas informaciones carentes de base documental, persecución por parte de las autoridades imperiales romanas. Según esto, parece que Málaga tuvo Obispos ya desde el principio de la era cristiana. Son los siguientes:

- Santiago,
- Torquaro,
- Saliano, datado en el año 73,
- Ananías, datado en el año 100,
- Dámaso, datado en el año 130,
- Filipo, datado en el año de 163,
- Maximiano, datado en el año 297, y
- Feliciano, datado en el año de 308.

   Daba la casualidad que todos ellos eran apócrifos o inventados.

  Así pues, la realidad se impone y, por tanto, solo se puede afirmar con contundencia que el primer Obispo de Málaga fue San Patricio.


Cuadro de San Patricio sito en la parroquia malagueña del mismo nombre. Evidentemente es idealizado. Para darle más verosimilitud debería el autor haberle puesto barba y no poner la catedral.

   Se tiene esta certeza debido a que cuando se convocó el Concilio de Elvira, localidad cercano a Granada, y que fue el primer concilio celebrado el la provincia romana de la Bética y fue de los más importantes de su tiempo.  Sobre su fecha de celebración no hay unanimidad, habiendo quien lo sitúa en el año de 300 y quien lo sitúa el 313. Lo que si parece es que fue el segundo convocado después del llamado Edicto de Milán.

   Parece ser que a dicho concilio asistieron 19 Obispos y 26 Presbíteros de la Península Ibérica, entre ellos nuestro San Patricio, apareciendo su firma como Obispo de Málaga en las actas del concilio antes que la de Ossio y si eso significaba veteranía en el cargo y el Obispo Ossio lo fue desde el año 294, cabe la posibilidad de que nuestro Obispo malagueño lo fuera desde algunos años antes, proponiéndose en algunos textos el año de 290. 



   Todos ellos fueron reunidos por iniciativa de Ossio, Obispo de Córdoba, y dirigidos por Félix, Obispo de Guadix. De las conclusiones del concilio salieron 81 cánones, entre los cuales se encuentra la referencia más antigua sobre el celibato que debían guardar los sacerdotes.

   Ejerció su apostolado durante los imperios de Diocleciano y Maximiliano y acudió Patricio al concilio acompañado por sacerdotes de Teba, Alhaurín el Grande y Ronda la Vieja. Como todos los cristianos de la época, sufrió Patricio persecución, debiendo vivir en un continuo cambio de residencia para escapar de esta, acabando sus día en las Galias.

   Aunque desde antiguo se le tuvo en Málaga un recuerdo religioso, este se perdió un poco al correr del tiempo, hasta que el Papa Gregorio XVI restauró su culto por un decreto de fecha veintiséis de abril de 1834.

   Su festividad se conmemora el dieciocho de agosto y cuenta con una calle en el barrio de La Victoria.

IHPMalagueñas
Málaga - 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario